Jornadas y talleres

Desde la asociación se organizan talleres dirigidos a afectados con el SPW, con el objetivo de promover la comunicación y el aprendizaje en un entorno agradable y divertirse; así como jornadas para familiares y educadores que ayuden a un mejor conocimiento de las características del síndrome y de las personas que la padecen.

Aquí os dejamos algunos testimonios de lo que representa para nuestros hijos la asistencia a los talleres de Zooterapia y Musicoteràpia:

⇒ Madre de un niño de 8 años:

Para él ir a los talleres es muy positivo. Está más motivado y siempre está contando los días que le faltan para ir. En la escuela siempre habla de los talleres de zooterapia y musicoterapia. También ha ganado mucho en autonomía. Por ejemplo, antes le costaba mucho levantarse del suelo, subir y bajar escaleras. Está mucho más espabilado.

⇒ Padre de un niño de 9 años:

Además de mejorar de forma notable su hipotonía y memoria, lo ha ayudar mucho a querer y respetar a los animales y la música.

⇒ Madre de una niña de 11 años:

Para mi hija ir a los talleres tanto de zooterapia como musicoterapia es un momento especial y esperado para ella. Disfruta mucho en las sesiones y sobre todo la hace sentirse integrada en un grupo que la entiende. Ha encontrado el grupo de amigas y amigos donde ella es una más, con complicidades y risas que hacen que cada vez estén más unidos. Es un momento muy bonito para los padres ver cómo disfrutan de reencontrarse y como a través de las sesiones van mejorando  la comunicación,  el conocimiento de sí mismos y  las relaciones humanas …

⇒ Madre de un chico de 15 años:

Los talleres sirven como nexo de unión de la asociación, tanto a padres como a niños nos permiten vernos periódicamente y compartir vivencias y experiencias. En los talleres los chicos aprenden a estar juntos, a conocerse, a formar un grupo cohesionado que en un futuro les puede ser de gran utilidad. Así como trabajar en estos aspectos que a ellos les resulta más difíciles, empatizar (mantener una fila, esperar turno, escuchar a los demás compañeros y no salirse siempre con la suya…), mantener un orden dentro del talleres, querer la música y los animales; así como aspectos más físicos como el tema de la lateralidad, el equilibrio,  que también condicionan su vida. Lo principal es que todos estos aspectos que trabajan dentro de los talleres lo hacen de una forma que para ellos les resulta muy gratificante, él siempre está pendiente del sábado del taller, no nos podemos saltar ninguno.

⇒ Madre de una chica de 27 años:

Mi hija ha ganado en seguridad y en autoestima. Le gusta hacer el trabajo en grupo, la ha ayudado mucho a su socialización y, sobre todo, a tener en cuenta a los compañeros, a saber esperar su turno, a colaborar y cuidar. Tiene una sensibilidad especial por los animales y la música, y disfruta muchísimo de las sesiones en equipo.

Últimas jornadas y talleres

Consulteu aquesta entrada en: caCatalà